FANDOM


251px-Parentteacher3
Los Robo-padres Son los "padres" señuelos robóticos, que Zim usa para aparentar que es más humano. Están mal construidos, y tienen vocabulario limitado, principalmente compuesto por "Bienvenido a casa, hijo!". Debutaron en el episodio La pesadilla comienza, y han aparecido con frecuencia en el transcurso de la serie. De todas formas, el episodio La noche de padres y maestros fue su primera aparición mayor, donde fueron mejorados por Zim para que tengan un comportamiento más "normal", y jugaron un rol principal en Conductores Remotos del Espacio Exterior. Ambos padres parecen ser inconscientes de que son robots, y parecen pensar que en realidad son los padres de Zim. Esto fue enfatizado en el episodio sin terminar Los RoboPadres Se Vuelven Salvajes, donde hay un defecto y los robopadres actúan como padres reales.

RobomadreEditar

Robomadre empezó defectuosa al principio del show. Ella a menudo pierde su ojo y tiene vocabulario defectuoso.

Como se ve en el episodio Conductores Remotos del Espacio Exterior, ella se convierte en una shutterbug que ama sacar fotos de Zim, Robopadres, y cualquier otra cosa que la divierte. Ella una vez confundió a Gaz por un chico.

Robomadre viste un traje de jardinera, guantes amarillos, y un tutu de bailarina. Tiene un cabello azul que se parece en algo a la peluca humana de Zim. Ella también tiene ruedas, como Robopadre. Sus ojos son de color negro.

RobopadreEditar

Robopadre es el otro señuelo de padre robot. Tiene anteojos y un chaleco arriba de su camisa, y siempre tiene una pipa con el. A diferencia de robomadre, tiene garras para las manos.

Robopadre perdió su brazo en el episodio La noche de padres y maestros, que Zim después cubrió diciendo que su "padre" había perdido su brazo real en "la guerra". Tomándolo desde ahí, Robopadre empieza a lamentar dramáticamente la pérdida de su "brazo". Después, el se obsesiona con tomar "tiempo de calidad" con Zim en el episodio Conductores Remotos del Espacio Exterior, y haría todo lo que sea para tenerlo, incluyendo jugar en el inodoro como él dice "¡Vamos a jugar en el INODORO!".